¿Que es el Gusano Diablo?

Lo encontraron a 1.4 kilómetros bajo la tierra por los túneles de la Mina de Oro Beatrix, de Sudáfrica. Profundidad que no es apta para los calurosos ni los claustrofóbicos, pero nada de esto le importó a Gaetan Borgonie, un zoólogo belga que ha dedicado su vida a encontrar organismos que sobreviven en las condiciones más inhóspitas de la naturaleza. En 2015 comenzaron a buscar al “gusano mephisto” que había sido descrito por algunos mineros. Se trata de un extremófilos macroscópico que puede sobrevivir congelado nada menos que en nitrógeno líquido, casi sin oxígeno y también aguanta una caída desde 65 kilómetros de altura.

Después de encontrar gusanos mephisto vivos a casi -3,600 metros bajo tierra en 2009, el equipo de búsqueda de Borgonie lo llamó “el gusano del diablo”. Son una clase de nemátodo.

“Yo no diría que el diablo es ‘invencible'”, dijo Borgonie. “Pero es un animal muy fuerte”.

El entusiasmo demostrado por Borgonie con relación a los gusanos mephisto y a otros extremófilos, se debe a su curiosidad sobre Marte. Cree que si hay vida en Marte, sería muy parecida a los gusanos mephisto: floreciendo tranquilamente en las profundidades del subsuelo a cubierto de los rayos cósmicos.

“Estoy fascinado con el planeta Marte”, afirmó. “Encontrar vida en la superficie es sumamente improbable. Si la vida existe en el planeta, será muy por debajo de la superficie. Hace unos años, encontramos un gusano en las profundidades que creíamos sólo habitaba las aguas marinas”, me contó. “Lo encontramos en medio del subsuelo sudafricano, donde no hay mares.

La pregunta es, ¿cómo es que llegó hasta allí? Borgonie dijo que hace millones de años, Sudáfrica se encontraba bajo el agua. Mientras el agua disminuía, los nemátodos pudieron haberse hundido bajo la tierra en cavidades con agua salada. Encontrar nemátodos en las superficies de las aguas termales no sólo se trata de investigar el pasado, se trata también de conocer el futuro.

Si una catástrofe como la colisión de un asteroide exterminara toda la vida en la superficie de la Tierra, Borgonie supone que los nemátodos y otros extremófilos podrían emerger a través de las aguas termales y comenzar la vida en la superficie.

“Los nemátodos pueden sobrevivir casi cualquier cosa”, me dijo Borgonie. “Lo que he aprendido a través de los años es que ‘imposible’ es una palabra que no puede aplicar a la biología. La vida siempre encuentra una manera”.

En otras palabras, los gusanos del Diablo podrían ser los Adán y Eva de una Tierra árida y sin humanos. ¿Lo serían en Marte?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.